Este sitio, nacido el 5 de octubre de 2010, pretende ser un espacio que transmita Paz, Luz y Amor. Eres bienvenid@ y espero que percibas toda la buena Energía que intenta irradiar.

Temporizador para meditación

jueves, 21 de julio de 2011

La Astromúsica.

La Música es el alimento del espíritu, pues es un inmejorable vehículo para el contacto del alma con el ritmo de la divinidad del Cosmos, que existe y nos da el ser. Hablaremos entonces, de la Astromúsica y su significado.

La Astromúsica es un método de composición musical basado en las posiciones planetarias para cualquier coordenada espacio-temporal terrestre, herramienta útil para el autoconocimiento y la musicoterapia. La traducción exacta de las posiciones y relaciones de los cuerpos celestes, extraídos del mapa celeste también llamado carta astral, en sus correspondientes sonidos, acordes y colores, hacen un efecto regenerador y relajante en el individuo y sirve como terapia para cura de enfermedades físicas y psicológicas.

Oir la traducción sonora de las posiciones planetarias de nuestro nacimiento, es comprender, en el sublime lenguaje de la Música, mucho mas acerca de nosotros mismos y de nuestra esencia anímica; meditar con nuestro verdadero yo interno, con sus contradicciones, disonancias, magníficos y tremendos acordes que llevamos dentro sin saberlo. La Astromúsica es terapia de autodescubrimiento, pues los acordes planetarios de nuestra carta astral nos revelan nuestras íntimas energías; sirviendo de complemento a la interpretación astrológica y psicológica.

A la Astromúsica se la conoció desde la antigüedad como Música de las Esferas, termino inventado por Pitágoras para designar los tonos que generan los cuerpos celestes al girar en el sistema solar. Platón también estudió el tema en su libro "La República" donde nos narra la historia de un soldado que murió en el campo de batalla y revivió, contando las cosas maravillosas que había visto y oído en su viaje por el mas allá. Dijo oir unos sonidos como de sirenas que emitían las esferas planetarias al girar. Platón decía que los humanos no podíamos oirlas porque son un sonido constante desde que nacemos hasta que morimos, y no podemos dejar de oirlo, ya que no tiene fin.

Joan Kepler, el descubridor de las leyes de las órbitas elípticas de los planetas, escribió en su obra Armonías de los mundos, abundantemente sobre el tema.

Los Principios básicos de la astromúsica se encuentran en los doce signos del Zodíaco que son las doce notas de la octava musical: Aries representa a la nota Do, Tauro a Do sostenido, Géminis a Re, Cáncer a Re sostenido, Leo representa a Mi, Virgo a Fa, Libra a Fa sostenido, Escorpio a la nota Sol, Sagitario a Sol sostenido, Capricornio a La, Acuario a La sostenido y Piscis a la nota musical Si.

La Astrología se estructura según el modelo de Geometría trigonométrica de Pitágoras, al igual que la Armonía de las notas musicales, puesto que ambas, Astrología y Armonía, se basan en la mística del número Doce. Doce son las notas en cada octava, y doce son los signos de cada año planetario. Los antiguos dividieron el cielo y el tiempo en doce segmentos, y la octava en doce notas; división que sigue funcionando perfectamente tras milenios de uso. La trigonometría sería imperfecta en sus cálculos si se basara en otras divisiones. Los aspectos planetarios, es decir, las relaciones trigonométricas angulares entre planetas con respecto a la posición del observador terrestre, se traducen en relaciones armoniosas, también llamadas acordes. Es curioso observar como existe un paralelismo entre la interpretación tradicional de un aspecto en la Astrología clásica, y la respuesta anímica de su correspondiente acorde musical. La Astrología se expresa con palabras. La Astromúsica, con acordes. Ya Pitágoras, Platón, Kepler y otros muchos sabios se refirieron a esta Armonía de las Esferas, arte sonoro que surge como emanación del ritmo del Sistema Solar.Si el astrólogo explica el alma mediante frases, el astromúsico lo hace con acordes. La música es en si misma el misterioso puente que une el alma al Espíritu creador. Para autoconocerse, lo mejor es oirse.

Autor: Douglas Morales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario