Este sitio, nacido el 5 de octubre de 2010, pretende ser un espacio que transmita Paz, Luz y Amor. Eres bienvenid@ y espero que percibas toda la buena Energía que intenta irradiar.

Temporizador para meditación

jueves, 21 de noviembre de 2013

La gorila Koko

EL PROYECTO KOKO
UNA HISTORIA DE AMOR
 
Hasta hace poco, se creía que el ser humano era la única especie capaz de amar a otros animales de distintas especies y adoptarlos como mascotas. Pero hoy día sabemos que algunos animales considerados no-humanos también aman, protegen y cuidan de otros animales de una especie diferente a la suya. Es el caso de la famosa gorila Koko.
Koko [Hanibi-Ko] fue adoptada por Francine Penny Patterson (presidenta y coofundadora de la Gorilla Foundation) en 1971, cuando contaba con un año de edad. Actualmente, ya tiene 29 años y vive con Patterson y otros investigadores en la Gorilla Foundation en Woodside, California. Se comunica empleando el GSL (Lenguaje de Signos de los Gorilas), una adaptación del lenguaje de los sordomudos. Y es que, incluso los gorilas que no viven en cautividad, tienen su propio lenguaje natural de gestos, por lo que aprender el GSL no fue difícil para Koko, como en un principio se temía.
Ahora Koko emplea para comunicarse con sus cuidadores, su familia humana,  unos 1000 signos: sabe cómo pedir jugar con muñecas, ver la televisión, dibujar o… jugar con gatos. Comprende unas 2000 palabras del lenguaje humano (inglés) y los resultados de sus test de inteligencia muestran un IQ (coeficiente intelectual) entre 70-95 en la escala humana (teniendo en cuenta que 100 se considera lo "normal").
La Gorilla Foundation pretende demostrar con sus experimentos la enorme inteligencia de los gorilas para así abrir nuevos caminos en el tratamiento de los animales en cautividad, incrementando los esfuerzos por conservar las condiciones de los animales salvajes. El "proyecto Koko" ha demostrado que un animal puede poseer cualidades que antes se consideraban exclusivamente humanas, tales como un complejo proceso mental, imaginación y sentimientos.
Koko adora los libros de gatos, y uno de sus preferidos es Los tres gatitos. Cuando Penny le preguntó a Koko qué quería para su cumpleaños (el 4 de julio), ella pidió un gato: estaba impresionada por las ilustraciones de los libros que había estado leyendo, Los tres gatitos y El gato con botas… Penny le regaló entonces un gatito de peluche, pero Koko dijo: "ROJO", palabra que emplea para expresar su enfado; estaba muy triste, porque aquello era sólo un muñeco… Y Patterson comprendió que lo que quería era un gato de verdad.
En 1984, le llevaron tres gatitos para que eligiera. Ella los acercó a su cara, les olió profundamente, uno a uno, diciendo "ME GUSTA". Cuando le preguntaron cuál era su preferido, Koko señaló al pequeño macho gris tabby que no tenía cola: "ESTE". Patterson pensó que lo había escogido porque no tenía rabo, y tal vez eso le hacía asemejarse más a un gorila. Koko le puso nombre: All Ball.
Al principio, Patterson cuidaba de All Ball en su remolque y se lo llevaba a Koko cada tarde a las seis, antes de que la gorila se fuese a dormir. Koko era siempre dulce y cariñosa con All Ball, le llamaba "BABY", le llevaba en su regazo, o colgado de su cuello, y el gatito la lamía y ronroneaba en sus brazos adoptándola como su madre. Koko lavaba y acariciaba a All Ball, manteniendo siempre bien limpios sus ojos, orejas y boca. En realidad, ¡fue quien descubrió los ácaros de sus oídos…!
All Ball era un gatito agresivo, y solía morder a Koko, jugando, pero ella nunca se incomodaba ni le castigaba. Patterson explicaba que realmente Koko amaba a All Ball, a pesar de que era uno de los más traviesos, nerviosos y mordedores gatitos. Ella le prefería a cualquier otro. Una noche, Patterson le pidió a Koko que le contase una historia sobre All Ball y Koko simplemente dijo: "KOKO AMA BALL"…
Koko y All Ball se hicieron famosos en 1984, cuando la fotografía de la gorila con el gatito en brazos apareció en una portada del National Geographic que dio la vuelta al mundo. Realmente, resultaba conmovedor ver una enorme gorila, fuerte y poderosa, comportándose cariñosa y maternalmente con aquel pequeño animal al que protegía y cuidaba. Mucha gente lo encontraba extraordinario…
Algunas veces, All Ball se quedaba con Koko en su jaula, bajo la supervisión de Patterson. Pero un triste día, All Ball se escapó y fue atropellado por un coche, muriendo instantáneamente. Patterson tuvo que explicarle a Koko lo que había sucedido, y que nunca volvería a ver a All Ball… Koko empezó a llorar, con ese llanto desgarador de los gorilas, doloroso, estridente, una larga serie de gritos muy agudos. Y Patterson lloró también.
Ahora, quince años después, Koko todavía recuerda su dolor por la desaparición de All Ball, y  dice "TRISTE" cuando ve algún gatito que se le parece.
A pesar de la pérdida de su adorado All Ball, Koko seguía siendo una devota amante de los gatos. Patterson oyó que la madre de All Ball estaba preñada y cuando los gatitos tuvieron edad suficiente, llevó a toda la camada a la jaula de Koko para que los conociera. Todos pensaban que Koko elegiría a uno de los dos gatitos sin cola que había en el grupo, pero, sorprendentemente, Koko señaló al más pequeñito, un gatito blanco y negro pero con rabo. Koko coloco al gatito sobre su pecho, le acunó y le llamó "BABY", besándole y abrazándole. También le gustaba una gatita gris, sin cola, con quien estuvo jugando un rato diciendo "KOKO AMA".
El gatito blanco y negro y la gatita gris fueron los favoritos de Koko, pero había que decidirse. Koko se tomó su tiempo, cogiendo en brazos a ambos una y otra vez,  pero siempre que ella dejaba en el suelo a la gatita gris, ella se apresuraba a encaramarse en su hombro. El gatito blanco y negro, sin embargo, no parecía demostrar tanto interés. Por fin, Koko tomó la tan difícil decisión: puso su enorme dedo sobre el hociquillo del gatito blanco y negro y lo miró fijamente diciendo :"NO". Después, tomó a la gatita gris en sus brazos y se la llevó con ella a su habitación. ¡Estaba claro que Koko tenía una clara preferencia por los gatitos sin cola! Koko decidió llamar a su pequeña compañera "HUMO", y de esta forma se quedó con Smoky como nombre. Esto ocurrió hace quince años, y desde entonces Smoky ha estado siempre con Koko.
En abril del año 2000, Michael, otro gorila que había vivido desde 1976 en la Gorilla Foundation, buen amigo de Koko, murió súbitamente de un ataque cardíaco. Aparte de Koko, era el único gorila en cautividad que había aprendido el GSL, conocía más de 500 palabras, le gustaba pintar, escuchar música y tenía un carácter dulce y maravilloso. Fue una terrible desgracia para todos. Koko sufrió una depresión. Decidieron que tal vez se animase si traían un grupo de gatitos de la Peninsula Humane Society (de San Mateo, California) para visitarla. Koko se enamoró de un pequeño de cuatro semanas, Moe, a quien llamó "BABY" mientras lo acunaba, acariciaba y ronroneaba entre risas. Moe es hoy también una celebridad…
Como cualquier otro responsable y consciente amante de los felinos, Koko colabora con la Humane Society en sus campañas para favorecer las adopciones de gatos. Y, por otra parte, las visitas de los gatitos y la compañía de Smoky le ayudan a mantener su equilibrio emocional. La Gorilla Foundation está considerando la posibilidad de adoptar un nuevo gatito que haga feliz a Koko y sirva de compañía para Smoky. Como muchos amantes de los gatos saben, un solo gato nunca es suficiente…
Koko ha demostrado al mundo que todos los animales, ya sean humanos, gatos o gorilas, son capaces de pensar, sentir y amar, y que todas las criaturas merecen nuestro respeto. Hay un mensaje que dar a las nuevas generaciones, que todos somos uno, y que los animales probablemente poseen las mismas capacidades que los humanos hasta ahora creían poseer en exclusiva. Para la doctora Patterson, la experiencia de Koko ha abierto las puertas para explorar la complejidad de las emociones de todos los animales (sin olvidar que nosotros también lo somos). La gente que convive con animales sabe lo perceptivas que son sus mascotas, y cómo se trata, en verdad, de individuos perfectamente diferenciados, con un carácter y una personalidad propias.
La doctora Patterson es la autora del best-seller El gatito de Koko, en cuya introducción dice: " La historia de koko continua fascinando a los humanos porque Koko se ha convertido en embajador de los derechos de los animales en un mundo de humanos. La historia de su vida nos enseña que cada especie necesita un espacio en el mundo y que tiene derecho a sobrevivir".
En este sentido, Koko nos ayuda a comprender que mi gato, tu gato, su gato y todos los gatos del mundo han de vivir y ser tratados con respeto.
 
         Así expresa Koko "amor"...

Brad Kollus
Cats magazine, February 2000
pp. 26-30
 
Koko adora los dibujos de gatos, y eso le ayuda a superar su depresión por la pérdida de su compañero Michael. La Gorilla Foundation tiene una dirección a la que pueden ser enviados dibujos o fotos de tus gatos:
KOKO
The Gorilla Foundation
P.O. Box 620530
Wodside, CA 94062-0530
 
La Gorilla Foundation tiene entre sus muchos proyectos el de construir un santuario en la isla de Maui (Hawaii) donde Koko y otros gorilas puedan vivir protegidos pero en libertad, en un clima apropiado para ellos. Continúan con sus investigaciones sobre inteligencia y comunicación animal, cuyos esfuerzos han dado la vuelta al mundo. Si quieres colaborar con la Gorilla Foundation, puedes hacerte miembro llamando al (800)634-6273, visitando su página web:
o escribiéndoles personalmente.
Trad. Catherine Soriano, 2001    

martes, 19 de noviembre de 2013

Meditación Guiada Gassho



domingo, 17 de noviembre de 2013

Earthlings castellano (doblada)

Earthlings es un documental sobre la total dependencia humana de los demás animales (como "mascotas", comida, ropa, entretenimiento e investigación científica, pero también ilustra nuestra completa falta de respeto hacia ellas. La película está narrada por el nominado al óscar Joaquin Phoenix (Gladiator) y la música es del artista Moby. Contiene un extenso estudio sobre las tiendas de animales, granjas de cachorros y perreras, así como granjas industriales, comercio de piel y cuero, las industrias de los deportes y entretenimiento, y finalmente la profesión médica y científica. Para ello han utilizado cámaras ocultas y grabaciones nunca vistas del día a día de las prácticas de algunas de las mayores industrias del mundo, totalmente dedicadas a sacar beneficio de los demás animales.