Este sitio, nacido el 5 de octubre de 2010, pretende ser un espacio que transmita Paz, Luz y Amor. Eres bienvenid@ y espero que percibas toda la buena Energía que intenta irradiar.

Temporizador para meditación

jueves, 28 de abril de 2011

Donde hay amor no hay deseo. Si estás o no estás a mi lado, soy igualmente feliz.


Vivir sin ansiedad, sin presiones, sin desesperación, sin angustias. El resultado es la felicidad pura.

Y tú y yo estamos aquí para ser felices, pero nos empeñamos en lo contrario, pues obstruimos la felicidad.

Al nacer nadie nos dio la instrucciones correctas, sino las equivocadas y ¿cuál es la llave  de todo esto?. Buda lo dijo bastante claro: "El mundo está lleno de sufrimiento. La raíz del sufrimiento es el deseo. La supresión del sufrimiento se consigue mediante la eliminación del deseo" La raíz del sufrimiento es el apego. El abandono del apego es la supresión del sufrimiento.

El apego no nos permite ser felices. Todos tenemos: apego a la vida, a las cosas, a las personas. Y esto obstruye nuestra felicidad. 
He aquí un ejemplo de apego:
Una caravana de comerciantes llegó a un lugar de descanso, después de un arduo y agotador viaje. Se dispusieron entonces a atar a sus camellos. Pero había sólo diecinueve estacas para hacerlo, por lo que el dueño del camello vigésimo no sabía qué hacer. Consultó entonces al jefe de la caravana y éste le dijo: ¿ Por qué no haces los movimientos y el ademán como si estuvieras atando al animal? Y así lo hizo el comerciante. Al amanecer, todos desataron y montaron sus respectivos camellos. Pero el camello que no estaba atado se negaba a moverse de su lugar. ¿Qué hacer?.Simplemente hacer los movimientos de desatarlo. Entonces de inmediato siguió camino con su amo y señor.

Todos vivimos atados a algo o a alguien. ¿Qué crees tú?

Hay dos tipos de deseos:
A) Los deseos de cuya satisfacción depende nuestra felicidad y
B) Los deseos de cuya satisfacción no depende nuestra felicidad. Pero sin duda que tratamos de todas maneras satisfacer nuestros deseos-apegos. Es lo que se usa, se impone, es parte de nuestra sociedad y del progreso. Y ¿sabes cuál debería ser el verdadero progreso?. El progreso de nuestro corazón, del amor y de la felicidad.

El perfecto amor ahuyenta el miedo. Y donde hay amor no hay deseo-apego. Un ejemplo de apego, que a menudo se confunde con el amor: "Sin ti no soy feliz", lo que significa: por eso deseo atraparte. "Si te marchas, soy infeliz". Qué diferente es decir:"Si estás o no estás a mi lado, soy igualmente feliz. Porque estás en mí. 
Permaneces siempre en mí."

No hay comentarios:

Publicar un comentario