Este sitio, nacido el 5 de octubre de 2010, pretende ser un espacio que transmita Paz, Luz y Amor. Eres bienvenid@ y espero que percibas toda la buena Energía que intenta irradiar.

Temporizador para meditación

martes, 29 de marzo de 2011

Curso de Metafísica - Clase 4. Los patrones mentales.

¿Qué convierte al hombre en un ser elevado, voluntarioso, virtuoso, vicioso, mal intencionado, bien intencionado, querible, no querible, etc.? La respuesta es: LAS IMPRESIONES DE LA MENTE.
Según el tipo de impresiones que la mente contenga, así será la dirección de la conducta del individuo. La Mente Subconsciente sería pues una especie de imán receptor, que atraería hacia sí los elementos y las circunstancias con que el hombre entra en contacto. Los Patrones Mentales son los datos dado desde lo externo, están en contacto con los cinco sentidos, en continua relación tonel mundo, los que implican Cambios, Movimientos, Características contrarias a la Mente Supraconsciente, que es Quietud, Armonía, Silencio Vivo.
A través de sus sentidos no sólo captará objetos inocentes - árboles, calles, mesa, etc. - sino otros objetos o circunstancias que al entrar en relación con su mente subconsciente lo perturban, lo molestan, lo desequilibran. Todo el desplegado mundo de los deseos, desde lo más grosero hasta lo más refinado se abrirá a sus ojos en miles de formas que irán a hablar a su mente subconsciente, siendo de ese modo el mundo externo el imán que arrastra como su juguete, no pudiendo el hombre ser el jugador de su propio juego.
El mundo externo entrará a través de los sentidos, por donde el hombre se derrama hacia la gran ilusión, que se torna miserable. Cada cosa o situación imprimirá un patrón mental en su mente, de la mano de los sentidos.
Es absolutamente imposible abolir este diálogo “YO/MUNDO” tan solo con teorías. Es, repito, absolutamente imposible cambiar internamente por la sola razón de haber dado con un libro, un maestro e inclusive una escuela que sólo sean teorizadores de la mecánica del pensamiento. El único sendero posible es la PRACTICA CONSCIENTE.
Tenemos millones de Patrones Mentales, que degeneraron en complejos, afianzamientos, apegos mil, Patrones Mentales que nos hacen VER la VERDAD DEL HOMBRE, la VERDAD DE DIOS, la VERDAD DEL MUNDO, la VERDAD DE NUESTRA CULTURA o la VERDAD DE NUESTRO SIGLO.
Estamos como YO REAL libres, totalmente cubierto de pseudo-verdades, de justificaciones, de deformaciones, de ilusiones, que nos llevan a la estupidez de vivir como animales en vez de ser lo que en realidad somos: SERES HUMANOS.
Cuando una gran verdad se asoma a nuestra vida, la misma tiene que pasar a través de una jungla de patrones mentales que llena de trabas la Nueva Comprensión, la que generalmente no llega, cubriéndola y justificándola con una serie de justificaciones e intelectualizaciones, haciendo nulo nuestro avance hacia la MADUREZ REAL.
Aún el hombre “superior” que hace ciencia, filosofía o arte, suele permanecer encajonado en determinados tipos de ideas que va alimentando durante años y años. Al perderse la frescura necesaria para los nuevos conceptos, si una nueva verdad diferente a las que se fueron desarrollando en sus patrones mentales se asoma a su existencia, es violentamente rechazada, nadie quiere perder pie en lo que cree.
Su personalidad toda tiene sus raíces en los patrones mentales. Cuanto más se aferra a ellos, menor es la capacidad de ver claro. Su cerebro está ahogado por sus creencias. Como el águila sujeta entre sus garras la presa con arduo trabajo conseguida, así el hombre se aferra a lo suyo, que llama “principios” o “ideas”. Todo hombre por esta causa, cree ser completamente distinto a su vecino. Como vemos, lo que es distinto es su mente subconsciente, no así la Naturaleza Real o YO SOY.
El hombre es un príncipe todopoderoso (YO REAL) que ha perdido la memoria y deambula por la calle disfrazado de mendigo (yo subconsciente).
Este príncipe, perdida la visión de su verdadera naturaleza, adquirió los patrones mentales del mendigo y se identificó con él. Todas sus impresiones le recuerdan su naturaleza miserable. Si alguien viniera a decirle: “Tú eres noble y todopoderoso”, recibiría un castigo, opinaría que hace burla de él. Él, que no pudo aceptar la realidad de su nobleza (Yo Real), va a sentirse y a justificarse, con que es feliz como mendigo, realidad ilusoria, pues tarde o temprano va a sentirse mal consigo mismo, manifestando neurosis, somatizaciones, depresiones y toda la variedad de desarmonías que el hombre pueda manifestar.
Ningún hombre, por elevado que sea, puede salir de esa ilusión, hasta tanto no descarte uno a uno los patrones mentales que lo identifican como mendigo y reconozca su Yo Real o condición divina o evolutiva.
Para cambiar los patrones mentales es necesario detener la mente de su labor hacia fuera, lo cual implica la muerte del mando de la Mente Subconsciente y la toma del mando de la Mente Supraconsciente. En síntesis, se busca la Quietud Interior. La quietud interior de la que hablo, sólo se logra con la práctica de transmutación del subconsciente y la toma de conciencia de la real naturaleza YO SOY.
La mente subconsciente es excesivamente dinámica e imposible de controlar si su afán de movimiento permanece sobre-excitado por la visión del mundo. Tampoco se logra nada positivo con estudios sobre la mecánica del pensamiento, si bien no podemos desconocer la ayuda a entender qué es lo que estamos haciendo.
Los ejercicios transmutadores aquietan la mente, la extraen de su constante comercio con lo externo; no obstante, para hacer estos trabajos hay que estar más adentro que afuera, más en uno que en el mundo, más en lo esencial de las cosas que en el cambiante ser de las cosas del mundo. Estar dentro de uno es tener la certeza de mi Yo Real o identidad y que la clave de la vida debo buscarla allí y no fuera de mi mismo.
El aislamiento y la práctica son necesarios para cambiar los patrones mentales de mendigo, por los nuevos evolutivos. Asimismo, es cierto que estos nuevos patrones mentales evolutivos o de conocimiento de la existencia de un Yo Real, no podrán ser admitidos por la mente de buenas a primeras. El cambio mental se operará en la medida de la PRÁCTICA y la propia AUTODISCIPLINA en la búsqueda de la transmutación.
Difícil es entender de entrada, pero el hombre, al darle el mando al subconsciente, se identifica con REALMENTE NADA. Reubicarnos con nuestra Real Identidad y remover la mente subconsciente es la clave, y no es tan difícil como el hombre “quiere” creer. Todo patrón mental, desde que se origina, ya es muerte. Hagamos un paciente trabajo de cambio de esos patrones mentales, esas impresiones que forman y deforman nuestro Ser y tras ellos surgirá el resplandor de nuestra Aurora Interior.
Quedaría la pregunta: ¿Cómo darnos cuenta si en el cambio que uno intenta, se marcha por el buen camino de la Impersonalidad?
Muy sencillo, el que verdaderamente está abocado en el cambio de sus patrones mentales y efectúa un trabajo correcto, se torna en un Ser todo más puro, pierde su agresividad, pierde el sentido de la posesión, “el mío”, en todo ve posibilidades de crecimiento y perfeccionamiento, no ofende si lo agraden, no se inmuta si lo alaban, va comprendiendo su Universo Interno, habla menos, dice más.
Si todo esto comienza a darse mínimamente en la realización del ser, significa que va por el buen camino, de lo contrario, significa que se está manejando mal, ya sea la comprensión del trabajo o no hay trabajo.
SÍNTESIS
Los nuevos principios mentales dicen que cuando se borra una costumbre o hábito grabado en nuestros patrones mentales, hay que sustituírlos por otros, cada vez que se niega una idea cristalizada en la mente subconsciente, se borra esta un poco y el pequeño vacío que se forma hay que llenarlo inmediatamente con la idea contraria (positiva), sino, el vacío atraerá ideas de la misma clase.
Así es la mecánica y mucho más no hay que saber. Lo demás es trabajar y hacer de nosotros nuestra propia creación.
* * * * *
CLASE 4 EL TEMOR Y LA FE EN LA MENTE SUBCONSCIENTE
Se dice siempre que la fe mueve montañas, pero en realidad ¿cómo es el accionar de esta Verdad?
Fe es convicción de que algo va a ocurrir bien, es creer anticipadamente en que algo de lo que nos ocurrirá se va a dar, vale decir, que la orden que llega a nuestro subconsciente es muy fuerte. La fe se asocia siempre con algo que deseamos, y eso que deseamos es siempre algo bueno para uno, es decir, que fe y buena suerte, para el que cree, es lo mismo.
Creo que algo va a salir bien y nuestra mente hace que se cumpla. Creo en ello convencidamente, y se creó, de lo que también deducimos aquí, que aquello que tememos también se cumple, si creemos que eso contrario puede dársenos. Temer es darle poder a algo o a alguien para que nos dañe o nos haga sentir mal, temer es dudar de lo contrario a lo que nos pueda suceder; temo por mi salud, es dudar de que tengo salud, etc.
El Temor y la Fe son dos caras de una misma moneda. La ley de la mente subconsciente sigue actuando. Tú crees que alguien o algo puede dañarte y tu crearás que ese algo o alguien puede dañarte; es como el temor, también lo permites tú y tarde o temprano lo verás manifestarse. Tú por el contrario tienes fe en que nada ni nadie puede dañarte y no habrá planteo alguno que convenza a tu subconsciente de que algo o alguien pueda dañarte. Fe y temor son consecuencias del poder que tú les das.
Ahora bien, todos sabemos que, al que de chicos llamamos Cuco u Hombre de la Bolsa, es una especie de monstruo o persona mala con que los padres asustan a los niños para que se porten bien. Un cuco, que ahora de grandes sabemos que nunca existió, no tiene poder para asustarnos o molestarnos. Pero cuando éramos chicos, ese cuco, que hoy bien sabemos que no existe, nos hacía temblar de miedo, hasta que nos cortaba el apetito y hubo casos de muertes por el susto. Sin embargo, hoy sabemos que no existe porque ya no creemos en él; eso es todo, nada ha cambiado, ese cuco no existe y jamás existió, lo único que le daba vida era creer en él. Ahora hemos cambiado de manera de pensar, sabemos que era falso y ahora somos libres de esa ilusión llamada cuco.
Exactamente lo mismo ocurre con toda forma de mal que se nos manifiesta en nuestra vida cotidiana, ya que todo mal es un cuco y nada más. Te está ocurriendo porque tú crees en él y desaparecerá en el momento en que determines cambiar esos Patrones Mentales Ilusorios llamados Mal. La única cosa que los mantiene vivos es el poder que tú les das de que ellos son reales.
Vuelvo a repetirte, nosotros tenemos el Libre Albedrío de elegir a qué ideas darle poder, y verás cada vez más claramente que nosotros mismos somos forjadores de nuestro destino, que solo depende de uno mismo las compañías mentales que nos acompañan en nuestra vida. Ve claramente que de TI DEPENDE.
Aprende esta frase:
NO SON LAS COSAS EXTERNAS LAS QUE NOS DAÑAN, SOMOS NOSOTROS MIS MOS LOS QUE PERMITIMOS QUE NOS HAGAN DAÑO.
Recuerda esto: Eres libre hasta de ser Esclavo.
* * * * *
CLASE 4 ESCUDO PROTECTOR - TELA BÚDICA
La Ley de Causa y Efecto dice que recibiremos el efecto de todo lo que causamos. Es la maestra gracias a la cual hemos ido aprendiendo a lo largo de todas nuestras vidas, ya que, el ser sólo aprende cuando padece el daño que causa. De ninguna manera fue creada como castigo. Nuestra tarea principal debiera ser siempre buscar qué hicimos para sufrir determinada circunstancia.
Vamos a analizar lentamente el efecto de esta ley en nuestro diario vivir: A continuación del cuerpo etérico se halla un campo psicotrónico o electromagnético que se llama TELA BÚDICA, cuya función es separar el etérico del cuerpo emocional. Este campo tiene una frecuencia vibratoria que está de acuerdo a la de nuestra evolución. Por lo tanto, a mayor evolución, mayor velocidad.
Ninguna energía externa de más baja frecuencia puede pasar a través de la Tela Búdica para dañarnos. Es como si alrededor nuestro hubiese un ventilador girando a gran velocidad y pretendiéramos pasar a través de él con algo lento. Esto sería despedido hacia fuera. Pero, al igual que con un ventilador, podríamos pasar a través de él con algo lento, DESDE ADENTRO HACIA FUERA.
Cuando emitimos una energía negativa nosotros, esta pasa a través de la Tela Búdica, y por la zona por donde pasa, baja la frecuencia de ese campo, quedando esa zona con bajas defensas.
La energía cuando se desprende de nosotros, va hacia donde la enviamos, uniéndose con energía igualmente calificada y cuando retorna a nosotros, tiene, ahora sí, por donde entrar. Por este orificio entra la energía que emitimos, más la que encontró en su camino, más la que nos puedan enviar, incluso la energía negativa que cualquier ser tenga a su alrededor y que se cruce con nosotros, aunque sea por un momento.
Por esta razón nos sentimos mal cuando nos encontramos con personas negativas, mientras ellas se sienten bien, después de hablar con nosotros. Nuestra aura tiene alta vibración, entonces aumenta la velocidad de la del otro, mientras nosotros, por nuestras perforaciones, absorbemos su energía. Normalmente creemos que es el otro el que nos absorbe nuestras energías, NO ES ASÍ, nosotros absorbemos la energía negativa porque estamos desprotegidos.
Cuando la energía negativa entra a través de la Tela Búdica, afecta el cuerpo etérico y por eso nos cansamos, algunas veces hasta nos enfermamos.
SIEMPRE DEBEMOS CONTROLAR NUESTRAS EMISIONES NEGATIVAS
Para esto es muy eficaz una técnica oriental que se llama: “El Buen Pensamiento”. Consiste en llevar siempre una libreta en la que anotaremos cada emisión negativa que hacemos, des-identificándonos del patrón que la ocasiona. Por ejemplo:
YO NO SOY ESE SER QUE ME HACE…
Agredir, enojarme, sentirme mal, etc.
Esto cumple con dos finalidades:
1. Hacerle entender a nuestro mental que poseemos patrones que nos hacen actuar de diferentes maneras, pero que éstos no son NOSOTROS, nosotros somos otra cosa. Es empezar a tomar conciencia que nuestros patrones son YOES INFERIORES que están con nosotros.
2. Es tener claro cuantas emisiones negativas hacemos por día. Como muchas de ellas son inconscientes, si no tenemos algún control, es imposible conocerlas.
Por eso, al anotarlas y tomar conciencia del total de emisiones que hacemos diariamente, automáticamente se eliminan un gran número de ellas.
Poco a poco solo van quedando dos o tres emisiones diarias, que corresponden a los patrones que debemos trabajar.
* * * * *
C L A S E 4 SUÉLTATE
Suéltate. O como decía cierto cómico de radio “deslájate”. No estés tenso. El estar tenso es la forma más segura de fracasar en cualquier empresa, grande o pequeña.
Desear tener éxito es algo espléndido, pero conseguir el éxito con demasiado empeño, es asegurarse de su pérdida. Hay una actitud mental comparable a un puño cerrado, al ceño fruncido, a los dientes apretados, y esta actitud no puede traer éxito.
La actitud tranquila, despreocupada, en el enfoque de cualquier empresa, es el camino corto hacia el triunfo. En la música, en el deporte, en el estudio, en los negocios, muchas personas fracasan o avanzan demasiado lento porque convierten el asunto en dura tarea. Su éxito sería mucho más allá de todo lo que pudieran esperar, si trataran el asunto como cosa amena.
Compórtate hacia tu trabajo como lo haces hacia las cosas que te divierten. Confronta las dificultades como si formaran parte del juego, ríete de las incomodidades y verás cambiar en mejor todo el cuadro. Y se quedará cambiado. Esta es, desde luego, la gran diferencia entre el trabajo y el juego. Hay muchos hombres que trabajan más duro al jugar golf que lo que hacen en sus oficinas, pero no lo sospechan, porque para ellos el golf es un juego.
Relájate, suéltate, aflójate.
* * * * *
CLASE 4 MEDITACIÓN 4
DURACIÓN: 1 Semana
Por la mañana: leerlo 3 veces
Desde que abro los ojos irradiaré alegría hacia todos aquellos que encuentre, seré como luz de sol mental para todos aquellos que se crucen en mi camino en el día de hoy.
Como el sol irradia sus rayos vitales sobre todos los seres, así derramaré rayos de sabiduría y esperanza en los corazones de los pobres de fe. Pondré destellos de sonrisas en el corazón de los tristes. Ante la inextinguible luz de los pensamientos positivos, las sombras de las negatividades huirán del pecho de mis hermanos.
Por la tarde: leerlo 3 veces
Yo Soy el Bien y la Armonía por dentro y por fuera. El Bien y la Armonía están por todas partes. Librándome de la ignorancia, sanándome, despertándome, purificándome. “YO SOY” el que vive libre caminando el Camino hacia la Autorrealización.
Por la noche: leerlo 3 veces
“YO SOY” libre de temores y dudas, rechazando toda idea de pobreza y miseria. Sabiendo que toda buena acción recibiré, nada he de temer, nada he de dudar, borro toda ilusión de duda o de temor que me llevan a obstaculizar mi Crecimiento Interior, sé que Pensar es Crear, por ello elijo amistades mentales de Bienaventuranzas, de Salud, de Armonía y de Prosperidad.
NOTA: Siempre es conveniente bajar a Nivel de Meditación para hacer los ejercicios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario